06/08/2016

Colorantes Vitales

Los colorantes vitales tiñen estructuras de tejidos vivos. Los mas utilizados en Medicina Veterinaria son la fluoresceína, el rosa de bengala y la lisamina verde.  La mejor forma de aplicar estos colorantes es mediante el uso de strips o tiras estériles, ya que la conservación del colorante en colírios o frasco-goteros puede permitir el crecimiento bacteriano, pudiendo estas bacterias causar algún trastorno sobre la cornea, especialmente si esta esta lesiona.

Fluoresceína

La fluoresceína es un colorante de color naranja que se torna verde en condicionen alcalinas, por ejemplo al contactar con la lagrima normal. Su utilidad se basa en su naturaleza hidrosoluble, por lo cual, al ser aplicado sobre la cornea sana, el colorante no es retenido, ya que la capa mas externa de la cornea (epitelio corneal) es lipídica e hidrofóbica. No obstante, si el epitelio esta dañado, la capa que le sigue (estroma corneal) sí retiene el colorante por ser hidrofílica. De esta manera la fluoresceína permite, principalmente, el diagnóstico de las úlceras corneales.

Otras utilidades de la fluoresceína

Prueba de Jones: permite constatar la permeabilidad de los condutos nasolagrimales, observando la llegada de la misma a las fosas nasales.

Prueba de Seidel: permite evaluar la gravedad de las heridas corneales. Ya si estas lograron perforar la cornea, la salida de humor acuoso creará pequeños rios de fluresceína.

Tiempo de rotura de pelicula lagrimal: permite valorar la estabilidad, por lo tanto la calidad, de la lágrima. Con el uso de la fluoresceína, podemos determinar la presencia de una buena película lagrimal.

 

Rosa de Bengala y Lissamina verde

Ambos colorantes, rosa de bengala y lisamina verde, tiñen tejidos desvitalizados o muertos. Por lo tanto, son muy útiles en aquellas lesiones superficiales, en las que el epitélio corneal no está dañado en su totalidad, por lo que no existe exposición del estroma corneal y, por ende, la fluoresceína no vá a teñir la lesión. Son de gran utilidad en estadios iniciales de queratoconjuntivitis seca (ojo seco), por ejemplo, y para demostrar las características ulceras herpéticas en los gatos.